CÁMARAS > AGFA > AGFA ISOLETTE

Agfa Isolette

La Agfa Isolette fue, durante prácticamente tres décadas, la base de la producción de la factoría Agfa que, si bien fue pionera en diseño de cámaras durante un tiempo, la que pagaba las facturas era el modelo que tenemos entre manos. Vendida en EEUU bajo el nombre de Ansco Speedex, se hicieron 5 modelos distintos: la Isolette (Jsorette o Jsolette al comienzo de la producción) V, la Isolette I, la Isolette II, la Isolette III y la Isolette L.

Las dos primeras eran básicamente iguales que la Isolette II, con algunas características que se eliminaron o redujeron para abaratar costes (como la ausencia de escala para la profundidad de campo, el uso de disparadores más baratos y con menos velocidades como los Gauthier, y los tripletes de menor coste como son los objetivos Agnar). En la Isolette III también se elimina la palanca para activar el modo T (sistema para mantener abierto el disparador sin necesidad de cable con bloqueo o similar) que sí estaba presente en los modelos anteriores. Un dato sobre la Isolette L, es que permite hacer "panorámicas" de 24mmx60mm

Las Isolette III o Speedex Special R las he visto montando distintos tipos de disparadores:

Pronto
Es el más sencillo de todos, con 4 velocidades (1/25 1/50 1/125 y 1/200) más modo B
Prontor
Igual que el anterior, solo que con temporizador de retardo incorporado
Prontor-S/SV/SVS
Disparador con 8 velocidades entre 1 segundo y 1/300 más modo B y temporizador; la única diferencia efectiva entre los tres radica en la posición del temporizador de retardo
Compur-Rapid / Synchro-Compur
El modelo de disparador más avanzado, con velocidades entre 1 segundo y 1/500

Y, aunque Agfa manufacturaba tres tipos distintos de objetivos (dos tripletes, Agnar y Apotar (Apochromatic Anastigmat), y un clon Tessar como es el Solinar, disponible en 75mm 3.5 y 85mm 4.5) en la Isolette III nunca me he encontrado un cristal Agnar.

Respecto a los objetivos, habiendo podido probarlos todos, mi posición es clara. Los Agnar son mejorables, un triplete bastante medio a f/8 o f/11 que degrada bastante hacia las esquinas, adecuado únicamente si lo que se busca son "resultados lomográficos" (sea lo que sea lo que eso signifique jeje). Los objetivos Apotar son realmente sorprendentes a f/8, aunque con mayores aperturas se hace latente la pérdida de definición. Los Solinar son claramente mejores en todo el rango de aperturas, con mejor corrección.

La Isolette III es una Isolette con telémetro no acoplado, al igual que la mayoría de las cámaras de fuelle telemétricas que se fabricaron. El hecho de que no esté acoplado significa que mides la distancia con el telémetro y luego transfieres esa medición al objetivo girando el elemento frontal de forma manual.

Usa película de 120, 12 fotogramas en 6x6. El avance es manual, mediante la ventana roja de la puerta trasera, y cuenta con un sistema de prevención de doble exposición (que puede ser evitado mediante el uso de cable disparador, puesto que el avance y el tensionado del disparador no están sincronizados). Como curiosidad, decir que en las Isolette la ventana de prevención está roja indicando que la película debe avanzarse, cosa que Zeiss con sus Ikontas hacía justo al revés.

Al igual que con la Isolette II, fabricada aproximadamente en el mismo período, existen dos versiones despues de algunas modificaciones incorporadas a mediados de los años 50, básicamente reemplazando la escala de profundidad de campo que encontramos en la cubierta por una rueda que nos permite elegir la sensibilidad de la película que estamos cargando a modo de recordatorio. También cambia el diseño de la rueda de avance para asemejarse a la nueva que funciona de recordatorio de ISO.

Con un peso de poco más de medio kilo, apenas 14x9 y un grosor de 4 centímetros, es una auténtica cámara de bolsillo. Su sencillez hace que sea a prueba de manos inexpertas (salvo si se fuerza, como ocurre con todo en éste universo). Es una cámara magnífica una vez se la hace una puesta a punto. Las debilidades de estas cámaras radican sobre todo en los fuelles, seguido muy de cerca por un problema de lubricantes solidificados en las helicoidades del elemento frontal haciendo imposible el enfoque. También es típico que el telémetro no esté ajustado horizontal y/o verticalmente.



<< Volver