CÁMARAS > MAMIYA > MAMIYA SIX

Mamiya Six

Las Mamiya Six (no confundir con Mamiya-6) son una familia de cámaras de fuelle de medio formato, de negativo 6x6 y con telémetro acoplado. El hecho de que esté acoplado significa que está "conectado" al objetivo, por lo que cuando mides la distancia el cristal está moviéndose a la vez. Con los no acoplados mides la distancia y luego transfieres la medición al objetivo girando el anillo de enfoque.

En el mundo de las cámaras de fuelle, no son las más ligeras, pero una vez plegadas apenas tienen un grosor de 5 centímetros. Es cómoda de manejar, aunque carece de enganches donde colocar una correa, por lo que la funda se hace casi imprescindible.

La mayor curiosidad de estas cámaras radica en el sistema de enfoque: al contrario que la inmensa mayoría de las cámaras, que enfocan moviendo algunos elementos del objetivo (o el bloque de objetivo y disparador al completo) respecto a la película, las Mamiya Six enfocan moviendo la película con respecto al objetivo. Una placa metálica se inserta una vez colocada la película sujeta por unas pestañas que acercan o alejan la película cuando mueves la rueda del telémetro situada en la parte trasera de la cubierta. Es lo más extraño para quienes cogen ésta cámara por primera vez, especialmente cuando vienen del mundo de 35mm, pues la primera impresión es que la rueda es para avanzar la película.

Otra característica de estas cámaras es el sistema de auto-tensionado del disparador, que en los modelos Automat tensiona el disparador a la vez que avanzas la película, y que (al contrario que en la famosa Kodak Retina) no funciona si la cámara está cerrada. Cuando esto pasa, el disparador se tensiona manualmente mediante una palanca situada en la parte superior del mecanismo del disparador (el mismo procedimiento a seguir para anular el método de prevención de doble exposición).

Las Mamiya Six fueron los primeros productos de la marca, antes de poder fabricar sus propios cristales. Durante la década de los 50, cuando se fabricaron la mayor parte de las cámaras de ésta familia, Mamiya usaba los fabricados por Olympus marcadas como D.Zuiko. Esa "D" no se corresponde con ninguna inicial de algún ingeniero, sino un código de Olympus que determina el número de elementos del objetivo (D=4, E=5, F=6...). Así, un D.Zuiko es un objetivo de 4 elementos, siguiendo la formulación Tessar. A finales de la década de los 50, Mamiya había empezado a fabricar sus propios objetivos, y se pueden encontrar Mamiyas Six con Mamiya-Sekor, objetivos de cuatro elementos, también clon Tessar.

Se fabricaron 6 modelos de Mamiya Six (variaciones aparte). Las tres primeras durante e inmediatamente despues de la Segunda Guerra Mundial. Contaban con visor de cadera además del de nivel de ojo, por lo que son fácilmente identificables por las tres ventanas de la cubierta superior (vista desde el frente, la de la derecha se corresponde con el visor de cadera y las otras dos con las del telémetro). La Mamiya Six-III añadió además avance automático y prevención de doble exposición. Los modelos con disparador NKS alcanzan precios bastante altos entre fotógrafos y coleccionistas, mientras que los modelos con Zuiko y disparador Copal o Seikosha tienen precios más razonables.

Con la cuarta evolución se eliminó el visor de cadera, y fue el único modelo fabricado entre 1948 y 1953 hasta la introducción de la quinta versión que añadía la posibilidad de poner una máscara y disparar negativos de 6x4.5. La Mamiya Six-V se hizo también en versión económica, la Mamiya Six-K sin sistema de avance automático (por lo que se avanza con la clásica ventana roja de la trasera de la cámara).

En 1955 se dio marcha atrás en el sistema de numeración con la introducción de una evolución de la cuarta generación, el modelo IVb, con un diseño de lineas más rectas y fácilmente reconocible por la gran ventana cuadrada frontal del telémetro. También se hizo una versión K2 igual que la versión K pero con el nuevo cuerpo. Luego evolucionarían a la IVs y a la P, simplemente con ligeros rediseños estéticos.

A finales de la década de los 50 la demanda por cámaras de fuelle estaba por los suelos, con las nuevas cámaras rígidas de película de 35mm pegando muy fuerte (incluso la venerable Retina pasaría a tener un cuerpo rígido). Mamiya solo hizo dos modificaciones más, la Automat y su evolución, la Automat 2, que añadían la conexión entre el mecanismo de avance de la película y el tensionado del disparador.

Como en la mayoría de las cámaras de esta época que incorporan este sistema, el avance automático es el punto débil de estas cámaras, y si se estropea es un infierno de engranajes y muelles para reparar.



<< Volver