CÁMARAS > WELTA

Welta

Weeka-Kamera-Werk fue creada el 6 de Mayo de 1914 en Freital, en los alrededores de la ciudad alemana de Dresden, por Vaurihom Walter (Walter Waurich) y Theodor Weber. Incialmente, la empresa contrató a dos técnicos, que ayudarían a producir un pequeño número de cámaras. En 1919 la empresa sería renombrada a Welta-Kamerawerk Waurich & Co., nombre que duraría hasta 1923.

Se fabricarían unos 8 modelos de cámaras Welta para placas fotográficas con hasta 100 variaciones distintas, que a su vez serían modificadas y adaptadas de acuerdo a las especificaciones y requerimientos concretos de cada cliente. En 1923 se volvería a refundar la empresa, en ésta ocasión como Welta GmbH.

Ya en 1937, se pondría en venta la Weltini I, que sería seguida tan solo un año despues por la Weltini II. Tras la Segunda Guerra Mundial, las instalaciones de la fábrica fueron desmanteladas y enviadas a la Unión Sovietica, aunque fueron capaces de retomar el ritmo de trabajo para el año 1947. La compañía se llamaba entonces VEB Welta-Kamera-Werk.

En 1950, la empresa Richter en Tharandt fue expropiada y fusionada con VEB Welta. Richter sería una de las pocas, si no la única, empresa dedicada a la fabricación de cámaras fotográficas cuya propiedad y dirección recae en manos de una mujer, Charlotte Richter. De esta empresa, con mucha trayectoria de bastante tiempo en el terreno de las TLR, VEB Welta ganó diseños y modelos que se convertirían en la Reflekta I (1949) y la Reflekta II (1950) dentro de su catálogo, que también incluía la Weltax y la Welti.

En 1954 llegaría la Weltaflex, y dos de los diseños más prometedores de la marca, la Perfekta de 6x6 y la Superfekta de 6x9, no fueron un éxito de ventas en absoluto a pesar de ser diseños realmente dignos de mención, y que por ello hoy alcanzan precios muy altos entre coleccionistas.

Se producirían nuevos diseños de cámaras, notablemente en cámaras plegables de fuelle de 35mm, y en muchos casos montando cristales de los mejores fabricantes como los Xenar de Schneider-Kreuznach o los Tessar de Carl Zeiss. Finalmente, en 1959, la empresa pasó a formar parte del conglomerado VEB Pentacon, al mismo tiempo que entrarían otras fábricas alemanas como Belca.

Durante los prácticamente 40 años que pudieron operar de manera independiente, Welta produciría un cierto número de cámaras de fuelle de gama media, sobre todo antes de la Segunda Guerra Mundial, y la producción que llevaban era comparable en números a otros fabricantes alemanes de la época como Certo o Balda.



<< Volver